jueves, 27 de septiembre de 2007

putana


dia de la tintura
era como cualquier otro, sólo que en ese preciso instante habían decidido que era hora de un cambio.
compraron la tintura, vieron las indicaciones y toda la cháchara y partieron hacia un viaje de colores. La separación del pelo en mechones, la preparación del color, la inclinación de la luz, todo fue cuidadosamente calculado.
Crema por acá, crema por allá, todo el pelo se llenaba de crema mientras de fondo se escuchaba la música elegida. Era una nueva obra de arte, aunque nadie lo creyera.
Siguieron y siguieron, y el tiempo de espera fue respetado con milésimas, pero de lo que no se habían dado cuenta fue que una mota de polvo había caido en la suave cabellera, cambiando la configuración pluscuangenética de todo.
Para cuando lo enjuagaron y reenjuagaron, vieron el verdadero resultado.
Ahora cada día cambia de color, pelo del tiempo de dicen
todos lo siguieron viendo marrón
pero para mi hoy es azul