jueves, 27 de septiembre de 2007

escuela

La parábola moderna de la legitimidad está marcada por una doble paradoja. Esta resulta ser el advenimiento de una parálisis escatológica de origen medieval que consiste nada más y nada menos en la base de las teorías hegelianes más simples, aquellas que hablan de los paradigmas como vectores triangulares representados en el espacio como movimientos seculares en forma de rombo.
De esta aclamada conclusión se desprende indudablemente la realidad a la cual está sostenido el paradigma del detrifico pastaflórico, el cual no escapa al universo de descartes en el cual todo se explica con el simple silogismo "cogito ergo sum".
Pero recordando que Descartes y Hume poseian entre ellos unas rivalidades dignas del cantar de Roncesvalles, podríamos afirmar con toda certeza que sus teoría, teoremas y demás familiares participan su deceso, el del racionalismo y el empirismo y todas aquellas teorías quimico eléctricas de Faraday y sus coeficientes de rendimiento, los cuales se denotan con una letra muy congruente al la conocida ene, sólo que está en procesión de una muy rimbombante patachueca formada por un nitrilo y un aminoácido unidas ambas por puentes de hidrógenos resistentes a la enzima Eco800 y demás artilugios cónvavos y convexos.


yo te bautizo Escuela secundaria en el nombre del padre, el hijo y Tomás Moro el Santo

1 comentario:

Un mundo exclusivo para vos dijo...

"dame un segundo más..." No tiene nada que ver!!! Y le sacó la hoja y se puso a llorar