lunes, 7 de enero de 2008

Para leer en voz alta, el personaje queda a consideración de cada uno

Pero qué barbaro, ¡Cómo le duele la panza a la chica!
Y... es una chica, les duele la panza.
Si pero, ¡Fijate como le duele la panza!
Si, la verdad que tenés razón, ¡Cómo le duele!

En mi cuarto, Dalí me mira mientras me cambio.